Buscando a Oteiza

Carta escrita por Eduardo Chillida en la que describe los orígenes de la enemistad con Jorge Oteiza

No sé todavía porque le hago caso a ese “buruhandi”, como no tiene otra cosa que hacer y se cree el “aita” de todos nosotros, parece que lo hemos de estar alabando y glorificando todos los días. Y  lo peor es que habla en serio y está convencido de ello.
Me parece muy bien que no quiera esculpir y que lo haya dejado en el mejor momento de su carrera. Cuando todo el mundo se postró a sus pies en Sâo Paulo. Pero esa fue una decisión suya y quizás acertada. Es mejor una retirada a tiempo…

Aún recuerdo como lo conocí hace ya cuarenta años.

No sé cómo se le pudo ocurrir a  Saénz de Oiza juntarnos a los dos en el mismo proyecto.

“Korrale berean bi oilar”.

Supongo que en aquel momento tan especial para nuestro país, le pareció una forma de potenciar nuestro arte. El “Euskal artea”. Suerte que el encargo no fue compartido del todo. A él le encargaron la fachada y a mi las puertas. No tuvimos como quien dice ni que vernos.

Aquel trabajo tuvo mucha historia, y aunque a mi no me trajo demasiadas complicaciones, a él creo que lo acabó´amargando. Su proyecto no pasó por el aro, o mejor dicho por el ojo de la aguja del señor obispo.Aún recuerdo, y lo siento,  el día que me llamó para preguntarme si había recibido la carta. ¿Qué carta? le pregunté. Me respondió que la del obispo. Yo no había recibido nada. Al poco me la hizo llegar. El texto decía:

 “Esta Pontificia Comisión que cuida del decoro del Arte Sagrado según las directrices de la Santa Sede, tiene el dolor de no poder aprobar los proyectos presentados”.

Como a mi no me pusieron ninguna traba y pude terminar mi trabajo creo que fue eso lo que empezó a ponerlo en mi contra.

Al final él, lo terminaría 15 años más tarde.

Pero repito, yo no tengo ninguna culpa en ello. Parece que le guste ganarse la fama de “zaputza”. Aunque la verdad es que tiene un fondo de socarrón. Mira que poner 14 apóstoles y encima, al querer explicarlo, echar más leña al fuego “Es que hay que contar con Judas y Pablo” o peor “Son como los tripulantes de una trainera.”.

Y ahora encima le ha dado por decir que Henry Moore y yo le estamos copiando. ¿Pero qué le habré hecho yo a ese hombre?

Lo de “Andre Maria de Arantzazu” fue cosa del obispo que era un “carca” y lo del copiar más vale ni discutirlo.

Yo soy Eduardo Chillida y él, Jorge Oteiza.

Y cada uno en su casa y “Aita “….en la de todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s