Vacaciones, libros, museos y visitas culturales

Ahora que acabamos de estrenar agosto me gustaría proponer a los jóvenes, y no tan jóvenes, una serie de ideas que les pueden resultar interesantes para aprovechar mejor las vacaciones. Son ideas que sin duda servirán para enriquecerse sin tan apenas esfuerzo. Un enriquecimiento que nada tiene que ver con el dinero, más bien con el cultivo personal, con la formación de la inteligencia, el desarrollo de la sensibilidad y la imaginación, así como con el gusto por el arte y la creatividad.

En las familias en las que los padres leen de modo habitual y constante, no resulta difícil invitar a los hijos a que hagan lo mismo. Pedir consejo a los libreros o bibliotecarios para que puedan recomendar libros adaptados a sus edades y gustos es sencillo. Además puede ser el comienzo de una biblioteca con obras clásicas y modernas. La lectura favorece el enriquecimiento del vocabulario, facilita escribir con soltura, y expande la imaginación y la realidad en la que vivimos. Un libro puede ser un buen acompañante en los transportes públicos, en la piscina o la playa, en una excursión, en la espera de la consulta médica…

Los museos son un buen medio para conocer el arte creado por artistas contemporáneos, pero también nos ayuda a descubrir los movimientos y corrientes de otros siglos. Aprender a diferenciar una obra románica de una gótica es sencillo si se explican unas breves nociones. Pero además se puede entender mucho mejor cómo se vivía en otras épocas, como pensaban y actuaban nuestros ancestros. Además es un lujo poder sumarse a visitas guiadas que de modo gratuito hacen casi todos los museos, gracias a las cuales se aprende y se resuelven las dudas mediante las preguntas que se hacen al guía. Para los que se quedan en agosto por estos lares, recomiendo acercarse al Museo Jorge Oteiza de Alzuza, en la que se puede descubrir a uno de los escultores españoles más importantes del siglo XX, y además ver una exposición de otro de los grandes, José Ramón Anda. Para quitarse el sombrero.

Y para terminar recomiendo descubrir Navarra. Una tierra rica en historia, arquitectura, arte, paisaje… Organizar unas rutas apoyándose en guías, o los artículos publicados en este diario, o bien buscando en internet, puede ser un juego enriquecedor. Si además a los hijos se les pide que preparen la explicación de una historia acontecida en una ciudad o en un edificio, mejor que mejor.

Ojalá que las vacaciones no sean sólo “tirar la toalla” en la playa o en la piscina esperando que luzca el sol. Hay miles de opciones para “enriquecerse” y a la vez descansar.

Juan Cañada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s